El ciclo del agua: así llega a los hogares

Normas para garantizar la seguridad en puertas industriales, comerciales, de garaje y portones
30 January, 2018
VÍDEO: Funcionamiento de grupo de presión a través de variador y presostato
1 February, 2018
Mostrar todo

El ciclo del agua: así llega a los hogares

Un repaso al proceso que permite disponer del líquido elemento en cada casa sin aparente esfuerzo

ciclo

Algo tan sencillo y cotidiano como abrir un grifo y ver salir el agua encierra tras de sí un proceso que, quizá, no conocen todos los usuarios. ¿De dónde viene el agua y qué sistema permite que llegue a los hogares? El ciclo integral del agua comprende desde la captación, potabilización y tratamiento del agua recogida del medio natural, hasta su distribución y recogida del líquido usadaopara su posterior depuración y devolución al medio del que se ha obtenido en condiciones óptimas que no perjudiquen al medioambiente. En pocas palabras, el proceso abarca desde el abastecimiento del agua potable hasta el saneamiento de las aguas residuales.

Captación

Existen tres recursos para producir agua potable:

– Aguas superficiales: embalses y ríos

– Aguas subterráneas: pozos y manantiales

– Agua de mar y salobre

El abastecimiento de agua potable consiste en la captación de agua bruta, su potabilización y posterior distribución para su consumo. Para la captación se utilizan las aguas superficiales, las subterráneas y el agua del mar y salobre. Esta captación se realiza mediante sistemas de bombeo que controlan la cantidad de agua que se suministra a la planta de abastecimiento.

En la zona de captación se instala un equipo de desbaste de residuos y vegetación. Para convertir estos recursos en agua potable, el agua bruta tiene que ser captada (captación) y se le tiene que aplicar un tratamiento más o menos complejo en función e la calidad del agua de origen (agua bruta).

Este proceso se realiza en las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP). El agua potable destinada al suministro se almacena en depósitos que permiten regular y adecuar los volúmenes de agua disponibles. Por regla general, los depósitos están ubicados en puntos elevados, lo que permite su distribución por gravedad sin tener que recurrir al bombeo.

Red de abastecimiento

El agua potable almacenada en los depósitos, se suministra a los consumidores a través de la red de abastecimiento.

El cuidado y atención de la red de abastecimiento es fundamental para:

– Evitar posibles fugas que supongan pérdida de agua potable.

– Identificar en el mínimo plazo posible cualquier avería que suponga una interrupción del suministro.

– Reparar o remplazar con la mayor premura cualquier canalización defectuosa para garantizar la cantidad y la calidad del agua suministrada a los consumidores.

– Realizar mejoras que garanticen el suministro.

– Mantener el nivel de los depósitos para asegurar un suministro de agua óptimo.

abastecimiento

Así llega a la vivienda

Nuestra vivienda recibe el agua potable de la red de distribución pública. Las instalaciones que encontramos para poder tomar el agua de dicha red se dividen en las siguientes partes:

Acometida: Para suministrar agua potable a nuestro edificio realizamos una derivación de la tubería de la red de distribución. La tubería que derivamos siempre es de diámetro inferior a la principal. Esta tubería suele ser de polietileno aunque antiguamente se utilizaba mucho las tuberías de plomo que se desecharon por su toxicidad. La unión a la tubería principal se realiza normalmente con un collarín de hierro fundido. Cuando se necesita una tubería de acometida de un diámetro grande se suele utilizar una pieza especial en forma de T.

Llave de registro: Es una válvula situada normalmente junto a la acometida y dentro de una pequeña arqueta que permite el corte total del suministro del edificio. Esta llave se utiliza fundamentalmente en las operaciones de mantenimiento de la red de distribución. A veces se omite por la existencia de la llave de paso.

Llave de paso: Es una válvula situada normalmente dentro del edificio o en una arqueta en la fachada. Permite el corte de suministro del edificio. Esta llave es la que suele utilizar la compañía suministradora para interrumpir el suministro a una vivienda.

Grupo de presión: Es un equipo específico de aquellas instalaciones que no disponen de suficiente presión en la red para suministrar el agua. A veces también se utiliza cuando el edificio es muy alto y las viviendas más altas no disponen de suficiente presión. Para evitar que las bombas estén continuamente en funcionamiento se suele disponer de unos calderines neumáticos que acumulan la presión.

Disponemos de una amplia gama de posibilidades para conseguir mejoras considerables en la constancia de los parámetros de presión y caudal. Un buen diseño y cálculo inicial de las instalaciones es fundamental, como también lo es la regulación de los presostatos (interruptores de presión) y calderines mediante revisiones periódicas que ahorrarán molestias innecesarias. La instalación de elementos como variadores de frecuencia conseguirán una mejora sustancial en el funcionamiento de nuestro equipo, que se miden en constancia de presión y caudal.

Batería de contadores: Es un conjunto de contadores que son abastecidos por una misma acometida. De esta batería se derivan las tomas individuales de cada vivienda y su finalidad es controlar los consumos de cada uno. Cuando sólo existe una vivienda no existe batería de contadores y en su lugar tenemos un contador individual.

Montantes: El montante es el tubo que discurre desde el contador y que asciende hasta el nivel superior de de cada vivienda. En la entrada a la misma se instala una válvula denominada llave de paso de la vivienda; desde esta válvula comienza la red de distribución interior que alimenta a los artefactos sanitarios. Por lo general las montantes se sitúan en un paso de servicio o en los patios interiores y acceden a cada una de las viviendas con su correspondiente llave de paso.

acometida

Condiciones para la concesión de una acometida domiciliaria:

– Que el inmueble se encuentre dentro del área de cobertura establecida por el Ayuntamiento.

– Que cuente con la instalación interior, de acuerdo a la normativa vigente.

– Que tenga resuelta la evacuación de aguas residuales (acometida a redes de saneamiento municipales o alternativa autorizada).

– Que existan redes de abastecimiento por el acerado del inmueble solicitante.

-Que las redes existentes de abastecimiento tengan suficiente capacidad para la acometida solicitada, además de las ya existentes.

La distribución interior

Una vez en el interior de la vivienda, el primer elemento que encontramos es una llave de paso que corta por completo el suministro de agua. De esta llave se distribuyen el resto de tuberías que proporcionan agua a los distintos puntos de la casa. Estos circuitos de agua son abiertos, tienen una salida al final y una sola vía de llegada del agua. Para generar el agua caliente sanitaria (ACS) una tubería alimenta un generador o intercambiador de calor. Desde este elemento sale un nuevo circuito con el agua caliente.

Las zonas húmedas de la vivienda (aseos, y cocina) suelen disponer de una llave de corte independiente tanto en el agua fría como en el agua caliente. Además, casi todos los puntos de suministro llevan su propia llave de corte.

Vuelta a la naturaleza

El agua utilizada se ensucia y deja de ser potable. Los desagües recogen el agua empleada en casas, colegios, e incluso de la lluvia que cae en las ciudades. Para devolverla a la naturaleza otra vez limpia llevamos el agua por los conductos del alcantarillado a la planta depuradora.  En la depuración se separan los contaminantes como aceites, restos de comida, papel… Para hacerlo, dejamos el agua sucia reposando en unas balsas de manera que las cosas más pesadas que lleva el agua caen al fondo. El agua depurada se puede reutilizar en el riego, por ejemplo. El agua depurada que no se reutiliza se devuelve otra vez a la naturaleza y de este modo vuelve el agua al ciclo natural.

Comments are closed.