Guía práctica para "amortiguar" subida del precio de la luz

Entran en vigor las nuevas tarifas del agua de Málaga, un sistema más justo y sostenible
9 January, 2017
Medidas para la prevención de incendios en las comunidades de vecinos
24 March, 2017
Mostrar todo

Guía práctica para “amortiguar” subida del precio de la luz

Hoy te ofrecemos 25 consejos con los que ahorrar en la factura cuidando detalles en el uso de los electrodomésticos, cambiando algunas rutinas o invirtiendo en renovar elementos básicos del hogar

El precio de la electricidad es una de las grandes preocupaciones de los consumidores en la actualidad. Ha alcanzado máximos históricos y cualquier consejo es bueno para lograr una rebaja en el recibo. Es imposible frenar el movimiento de los mercados, pero al menos se pueden seguir algunas pautas para que el consumo descienda de un modo significativo.

En algunas ocasiones se trata de contraer conocimientos técnicos para adecuar el consumo a las necesidades reales del hogar, pero en la mayoría de las ocasiones basta con usar el sentido común y superar ciertas rutinas para conseguir que el gasto vaya disminuyendo sin que supongo perder calidad de vida.

Potencia contratada

La mayor parte de lo que se paga es la potencia contratada: cada 1,15 Kw de potencia suponen casi 50 euros al año. Por eso es fundamental controlar cuánta potencia está contratada. En muchos casos puede ser superior a las necesidades del hogar y es conveniente revisarla.

Discriminación horaria

Puede suponer un ahorro de hasta un 40% en la factura de luz y consiste en pasarse a la tarificación nocturna. La clave estará en hacer el principal gasto en horarios de 12 a 22 en invierno, y de 13 a 23 en verano. Hacerlo fuera de esas horas será muy costoso, pero puede ser una buena solución para el ahorro. La discriminación horaria está disponible tanto para los hogares que tienen contratada la tarifa regulada PVPC, como para los hogares que están con una oferta en el mercado libre.

Aparatos en stand-by

Suele pensarse que los aparatos que están aparentemente apagados como la tele o los ordenadores no consumen, pero es un error. Apagarlos del todo, desconectarlos de la toma de corriente, puede suponer un ahorro de un 10% del consumo total  y, en dinero, unos 52 euros.

Uso de los electrodomésticos

Hay que hacer el esfuerzo de leer las instrucciones para elegir los programas que sean más convenientes y que supongan el mejor gasto. Que los frigoríficos no estén al máximo en el termostato y que la lavadora no necesite calentar demasiado el agua porque ahí es donde está el gasto.

Aislamiento de la vivienda

La instalación de un buen aislamiento en las paredes exteriores y usar ventanas de doble acristalamiento puede ser muy efectivo. Aunque al principio suponga un gasto, seguro que será rentable a medio plazo.

Atención a la etiqueta energética

Comprar electrodomésticos de clase A o superior, especialmente en el caso del frigorífico, es muy interesante porque, por ejemplo, un frigorífico clase A+++ consume en torno a un 70% menos que un modelo de clase media. Puede ser un poco más caro en el precio, pero merece la pena la inversión.

Bombillas LED

Sustituir las bombillas incandescentes y halógenos por LED. Está comprobado que se puede ahorrar entre el 80 y el 90% del consumo eléctrico en iluminación. Además, la vida útil de los LED es muy superior (30 veces más que las primeras y 15 veces más que las segundas) y el encendido es inmediato.

Uso de energías renovables

La solar térmica es útil para agua caliente, calefacción y piscinas, la solar fotovoltaica para generación de electricidad, la geotérmica aprovecha la temperatura del subsuelo, biomasa o eólica, entre otras. Es importante hacer un estudio previo porque conlleva una inversión inicial que puede ser importante.

Lavado de ropa

Es recomendable centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora. En el lavado, aplica programas de baja temperatura, consumen menos al reducir la energía utilizada en el calentamiento del agua.

Cuestión de calor

No es recomendable abrir el horno para revisar la comida. Cada vez que se hace se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada. Otra buena opción es apagar el horno antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.

En el lavavajillas

Una buena opción es limpiar el filtro y revisar los niveles de abrillantador y sal. Además, hay que tener en cuenta que cuanto menos carga tenga el lavavajillas la cantidad de energía gastada por unidad de vajilla será mayor que si esperamos a juntar las necesarias para llenar completamente la capacidad del mismo.

Uso de la calefacción

Una temperatura en invierno de 19 a 21 ºC es suficiente para tener una sensación térmica de confort. Por cada grado que aumentemos la consigna estaremos haciendo trabajar más a la calefacción, aumentando así el gasto de manera innecesaria.

El bono social

Es un descuento fijado por el Gobierno sobre el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), y pretende proteger a los hogares con menos posibilidades económicas. Puede ser solicitarlo por aquellos hogares cuya potencia contratada sea inferior o igual a 10 kW y afecta a colectivos como familias numerosas, pensionistas y desempleados.

Uso de las persianas

El sol proporcionará al hogar luz y calor gratis. Al anochecer, es aconsejable cerrar las cortinas y bajar las persianas. Reducirás la pérdida de calor y no será necesario que te plantees encender la calefacción.

La campana extractora

El consumo de este aparato es proporcional al caudal de humos que aspira, con lo que si utilizamos la velocidad más baja que evacua todos nuestros humos, estaremos ahorrando energía. Es aconsejable limpiar los filtros de manera frecuente.

La elección del sistema

Instalar una caldera de gas siempre resulta más económico que apostar por una de gasóleo o eléctrica, especialmente si es de condensación. Una decisión equivocada puede suponerte un sobrecoste de más de 650 euros al año.

Temperatura nocturna

Salvo en casos de frío extremo, no es necesario mantener la calefacción por la noche y nos permitirá reducir el gasto de forma considerable. Además, colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a la calefacción.

El frigorífico

Hay que evitar que se acumule hielo y ajustar la la temperatura a las necesidades de cada estación: un grado adicional supone un 5 por ciento más de consumo. Nada de introducir alimentos calientes ni abrirlo más de lo necesario porque no se puede olvidar que es el electrodoméstico que más consume por su continua actividad.

Ollas a presión

Proporcionan muchas ventajas para conseguir rebajar la factura de la luz. Por ejemplo, al cerrarse herméticamente los alimentos se cocinan más rápidamente, reduciendo hasta la mitad el tiempo de cocción y, por ende, el tiempo que necesitamos el fuego encendido. El uso de la tapa te ayudará a ahorrar un 25% de energía, ya que aprovechas la temperatura de cocción cuando cocines alimentos con gran cantidad de líquido.

Hábitos diarios

Encender las luces por la mañana sin comprobar si la luz solar es suficiente o mantener la televisión encendida de manera innecesaria causan un gasto importante. Estar pendiente de los pequeños detalles es una gran ayuda y sólo hay que poner un poco más de atención de lo habitual.

Luz de trabajo

Una buena idea es luminar de manera uniforme sólo la zona de trabajo que se está utilizando, en lugar de la zona completa de la oficina o de la vivienda. Además, puede ser ventajosa la instalación de controles automáticos de luz, tales como sensores y temporizadores, que apaguen las luces en las salas y pasillos cuando no se estén usando.

Climatización natural

Es inteligente provechar al máximo la luz solar y el calor diurno con una correcta orientación y distribución. Una de las fórmulas para aprovechar al máximo la luz solar es abrir grandes acristalamientos en las paredes y orientar las ventanas de forma que en invierno capten todo el calor posible. Con el uso de contraventanas de madera y toldos de lino el calor puede reducirse en verano.

Energía solar

Generar agua caliente sanitaria con energía solar a través de los paneles solares es una alternativa a considerar. La instalación de paneles solares supone una inversión económica importante, pero es un sistema muy fiable y duradero, ya que su vida útil es de 35 años, siempre y cuando el mantenimiento sea el adecuado.

Comparación de precios

Antes de contratar una tarifa eléctrica conviene comparar entre todas las ofertas disponibles en el mercado para encontrar la que se ajuste mejor a cada perfil al mejor precio. Comparar ofertas puede permitirnos ahorrar hasta 168 euros al año en la factura de la luz.

La iluminación

Cuando queremos iluminar solo un espacio, es mejor utilizar una sola lámpara más potente que no varias lámparas con la misma potencia. Cabe recordar que las lámparas halógenas consumen casi lo mismo que las bombillas incandescentes.

Comments are closed.