La instalación del contador individual de calefacción se hace esperar

Las ventajas de instalar contadores individuales en comunidades de propietarios
5 February, 2016
Cambio de hora: seis euros de ahorro por hogar y mucho más en la industria y servicios
24 March, 2016
Mostrar todo

La instalación del contador individual de calefacción se hace esperar

El Gobierno no lo incluye en el último real decreto y deja sin sus ventajas a los consumidores, que podrían ahorrar entre un 20 y un 30 por ciento con este sistema.

La instalación del contador individual de calefacción estaba previsto para el inicio del año 2017 por normativa en toda Europa, pero el Ministerio de Industria no lo ha incluido en el último real decreto. Esta decisión ha provocado muchas críticas en el sector porque el demostrado beneficio que supone para el consumidor queda pendiente.

La lectura que hacen tanto los consumidores como las empresas instaladoras es que el Gobierno en funciones quiere evitar un expediente sancionador por haberse retrasado en la aprobación que obliga Bruselas y lamentan que los usuarios no podrán disfrutar de las ventajas de tener un contador individual.

El gran cambio

Aunque esta medida podrá conllevar un mayor gasto en la instalación, las pautas de tarificación de la energía serán mucho más sencillas para el consumidor, además de beneficiarse de un pago más justo solo por aquello que consuma y no por su coeficiente de participación.

Para poner en marcha esta medida será necesario que los 1,7 millones de hogares españoles, que ya disponen de calefacción central, modifiquen sus instalaciones antes del 31 de diciembre de 2016. El incumplimiento conllevará sanciones de hasta 10.000 euros, además de la posibilidad, por la comunidad autónoma, de facturar el máximo consumo a la comunidad. Quedarán exentos de aplicar esta medida aquellos edificios en los que la instalación no compense económicamente por estar ubicada en zonas cálidas, como es el caso de las Islas Canarias y o el sur de la península.

La parte positiva es que, si la normativa se cumple como es debido, se puede llegar a ahorrar entre un 20% y un 30% de la energía que antes se consumía, amortizando la inversión en un plazo aproximado de cinco años.

Todos los edificios que estén dotados de sistemas centralizados de calefacción, agua caliente y climatización deberán disponer de algún sistema de contabilización de consumos, de forma que cada vecino pague en función de su consumo medido. En concreto, en el caso de calefacción, se instalarán contadores de calefacción o, cuando no sea técnicamente viable, repartidores de costes de calefacción u otro sistema que mida el consumo de calor en cada radiador.

La medida afecta sobre todo a las comunidades de vecinos anteriores a 1998 que tengan calefacción central por columnas. Algunos edificios han comenzado ya la adaptación, pero todavía quedan muchos por emprender una reforma que pretende mejorar la eficiencia energética.

Otras ventajas

En el apartado de la información de facturación hay que destacar que cuando los clientes no dispongan de contadores inteligentes, los operadores, distribuidores o empresas de venta de energía deberán garantizar una facturación precisa en base a una lectura real, bien facilitada por el propio cliente o bien estimada por el proveedor si el cliente no facilita el consumo en un periodo estimado de tiempo. Se garantizará que os clientes finales puedan acceder fácilmente a información sobre el consumo histórico, que les permita efectuar comprobaciones detalladas.

En cuanto al coste del acceso a la información se establece la obligatoriedad de que los clientes finales reciben de forma gratuita sus facturas de consumo de energía y la información al respecto, y de su acceso a la información sobre su consumo de un modo adecuado y de forma gratuita.

Comments are closed.