Cómo ahorrar en electricidad a través del etiquetado energético de los electrodomésticos
2 August, 2015
Cómo conectarte de manera segura a una red wifi pública
14 September, 2015
Mostrar todo

¿Qué cubre y qué no un seguro de hogar?

Los consumidores deben controlar al máximo la cobertura de sus seguros del hogar, por muy básicos que sean, porque pueden encontrar soluciones inesperadas.

No tener que pagar al cerrajero cuando te dejas las llaves dentro de casa o arreglar el ordenador por una avería relacionada con la electricidad pueden ser algunos de los aspectos más llamativos.

En muchas ocasiones desconocemos con exactitud las coberturas que podemos disfrutar con un seguro del hogar básico y nos podemos llevar alguna agradable sorpresa. Por ello, antes de remediar algún percance con una reparación costosa es conveniente preguntar a nuestra compañía si puede estar dentro del servicio por el que pagamos anualmente.

Aunque contar con un seguro de hogar nos garantiza no tener que asumir el coste de la mayoría de los siniestros que se produzcan en nuestra casa, todos los seguros cuentan con exclusiones. Incluso aunque contratemos una póliza de gama alta, la protección de nuestra vivienda no será total, ya que hay situaciones que no están cubiertas por el seguro de hogar, bien porque se trata de exclusiones generales que las compañías aplican a todas sus pólizas, o bien porque la aseguradora no está dispuesta a asumir ese riesgo.

Lo que cubre un seguro de hogar en lo que a contenido se refiere, es muy amplio. El primer punto dentro de esta categoría corresponde a los gastos de reposición de documentos. Si sufrimos un accidente, lo más básico es recuperar los documentos que has perdido, que cubre un seguro de hogar.

El deterioro de los electrodomésticos y los muebles están cubiertos y la reparación y reestructuración de las lunas, de los espejos, mármoles, cristales, etcétera, también. Todo lo que corresponda al contenido del piso es lo que cubre un seguro de hogar. En donde no existe una conformidad entre las compañías de seguros es en la sustracción de los muebles de jardín.

Si guardas bienes profesionales en tu vivienda y es robado o se daña, el seguro cubrirá tu pérdida, e incluso si dispones de bienes en dependencias anexas. Las coberturas referentes a la caja fuerte se podrían dividir en dos partes. La primera si dispones de efectivo o/y joyas dentro de ella y la segunda si las joyas y/o efectivo están fuera de la caja fuerte. La mayoría de las compañías de seguros no incluyen la cobertura de los objetos que se encuentran fuera de la caja fuerte.

Sin embargo, las cerraduras y su correspondiente reposición de las llaves entran dentro de lo que cubre un seguro de hogar. La asistencia en hogar para la reparación de todos estos bienes está incluida también.

A continuación, te ofrecemos esta recopilación realizada por el portal KELISTO sobre son las principales situaciones que no cubre el seguro de hogar:

1. Daños por instalaciones en mal estado. Como tomadores de una póliza de hogar tenemos una serie de obligaciones. La principal es mantener en perfecto estado el riesgo asegurado, con lo que los daños causados por la falta de mantenimiento no estarán cubiertos por el seguro. Por ejemplo, si se inunda nuestra casa y se comprueba que la tubería que ha provocado el problema estaba en mal estado, la compañía no la reparará, limitando su intervención a la localización de la avería, lo que nos obligará a asumir el coste de la reparación.

2. Los daños eléctricos que sufran las bombillas, lámparas, halógenos, fluorescentes o similares.

3. Accidentes de fumador, es decir, los daños causados por cigarrillos mal apagados y los daños que sufran los objetos que caigan aisladamente al fuego, así como los ocurridos por contacto directo o indirecto con una fuente de calor.

4. Hurto fuera de la vivienda asegurada. Es una exclusión muy común: si nos hurtan la cartera u otros bienes mientras estamos en la calle, o incluso en lugar público, la compañía no nos indemnizará por ninguno de los daños.

5. Roturas. Solo se cubre la rotura accidental de cristales, loza sanitaria y mármol. Si se produce una rotura accidental de cualquier otro bien, no estará cubierto salvo que tengamos contratada la cobertura de Todo Riesgo Accidental.

6. Daños por nieve, agua, arena, polvo si estos penetran por las puertas o ventanas que hemos dejado abiertas o tengan un cierre defectuoso.

7. Joyas. Si declaramos un capital de joyas e indicamos que se encuentran en una caja fuerte, la compañía no se hará cargo si en el momento del robo se encontraban fuera de dicha caja.

8. Gastos de desatasco de tuberías. La mayoría de las compañías no se hacen cargo del desatasco de las tuberías. En el caso de que haya daños, estos podrán ser reparados, pero nunca los gastos del desatasco.

9. Bienes situados al aire libre, jardines o dependencias abiertas. Los daños que se producen en el mobiliario del jardín, ya sea por robo o por fenómenos atmosféricos no estarán cubiertos.

10. Daños por viento o lluvia de intensidad moderada. Para que el seguro de hogar atienda los daños por lluvia o viento han de superar una intensidad y velocidad mínima, que deberá corroborarse con un informe meteorológico.

El seguro multirriesgo del hogar presenta un crecimiento del 4,43% pese a la crisis económica, según la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Cada día hay mejores y más completas ofertas y el consumidor debe controlar al máximo lo que tiene asegurado para sacarle el máximo provecho.

Comments are closed.