Recarga de coches eléctricos en comunidades: sí, pero a cuenta del interesado

Cómo preparar tu vivienda ante la llegada de las lluvias de otoño
14 September, 2015
EU Instalaciones muestra sus novedades en el curso CAF Málaga 2.0
5 October, 2015
Mostrar todo

Recarga de coches eléctricos en comunidades: sí, pero a cuenta del interesado

Los vecinos que tengan un vehículo de estas características deben recibir la autorización de la comunidad de propietarios para tener un punto de recarga, pero tiene que ser costeada por ellos mismos

Los edificios de nueva creación deben contar con una preinstalación mínima para que el proceso de instalación y conexión del usuario del coche eléctrico sea económico

EU Instalaciones. 30 de septiembre de 2015

La irrupción de los vehículos eléctricos ha provocado unos cambios en las normativas concernientes a las comunidades de vecinos. En la ley de propiedad horizontal de 2008 ya se recoge una modifición y dentro de los nuevos servicios que puedan tener las comunidades se recoge un artículo en el que se trata de qué debe hacer un vecino si pide la instalación de los enchufes correspondientes para la recarga de este tipo de vehículos.

La instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que éste se ubique en una plaza individual de garaje, sólo requerirá la comunicación previa a la comunidad. El coste de dicha instalación y el consumo de electricidad correspondiente serán asumidos íntegramente por el o los interesados directos en la misma.

En el caso de viviendas unifamiliares, la instalación de puntos de recarga no implica problema alguno, pues el propietario decide de forma unilateral qué infraestructura instalar para recargar su vehículo y de qué forma, atendiendo, eso sí, a los criterios que establece el reglamento electrotécnico de baja tensión.

En general, da la sensación de que el objetivo que se persigue con las nuevas leyes es fomentar para los próximos años que la instalación de un punto de carga en un edificio no sea un inconveniente para la propagación del coche eléctrico. Se deberá realizar en los edificios de nueva creación una preinstalación mínima para que el propietario de cada plaza de aparcamiento pueda conectarse de forma posterior de una forma más económica.

Esta preinstalación no es más que una simple canalización para facilitar la posterior instalación del contador, cableado e interruptores. Es decir, hablamos solamente del hueco, pero esta tarea suele suponer entre el 20 y el 40% del coste de una instalación. En el caso de aparcamientos públicos o de flotas privadas deberá existir una plaza con un punto de carga por cada cuarenta plazas de vehículos.

Son muchos los usuarios que hablan maravillas de estos vehículos porque económicamente suponen un ahorro importante con respecto a los tradicionales que usan gasolina, pero el sistema de la recarga no está del todo conseguido hasta el momento y muchos usuarios se quejan de la poca autonomía que ofrece.  Por eso es tan importante que los vehículos salgan de los garajes comunitarios bien cargados.

Los garajes comunitarios difieren considerablemente de los garajes privados. Por un lado, la instalación se encarece debido a que se trata de una instalación que precisa normalmente de más metros de cable que una instalación en vivienda unifamiliar.

La opción más económica sería realizar una desviación de un cable desde el piso del interesado, si queda situado en las primeras plantas. También, si así lo considera y aprueba la comunidad, es posible conectarse a la instalación comunitaria.

Si dispones de una plaza de aparcamiento en un garaje comunitario de grandes dimensiones, puedes optar por la opción Gestor de Carga. En este caso, la empresa que te instale un contador pondrá uno comunitario. Aquellos vecinos que deseen un punto de recarga, sólo necesitarán solicitarlo y cada mes se emitirá una factura individual a aquellos usuarios que dispongan de un punto de recarga.

Así pues, hay que tener claro que cualquier vecino tiene el derecho de disponer de su instalación en un garaje comunitario, aunque debe hacerse cargo del coste. Es cuestión de planteárselo porque tiene ventajas claras: no contamina y el consumo es muy inferior al convencional. Lo negativo radica, como hemos comentado, en la poca autonomía que dan las baterías y que el rendimiento de los motores todavía no está muy conseguido. Es cuestión de tiempo que se hagan realmente competitivos.

Más información: http://aedive.es/

Comments are closed.