Breves consejos sobre los extintores y sus revisiones

Cinco razones para contratar un servicio de mantenimiento de grupos de presión
18 July, 2014
Mostrar todo

Breves consejos sobre los extintores y sus revisiones

Todos sabemos qué es un extintor y, más o menos, conocemos cómo funciona, pero hoy vamos a intentar aclarar que diferencias existen entre cada uno y qué hay que hacer para mantenerlos correctamente.

Eficacia de un extintor

La característica más importante en un extintor es su eficacia (capacidad para apagar un fuego en cierto tiempo). La eficacia del extintor está registrada con una o varias letras que indican para en qué tipo de fuego es utilizable (A sólidos, B líquidos, C Gases) y un número que nos indica que capacidad tiene para actuar sobre ese fuego (norma UNE 23110, cuanto mayor sea el número mayor será su eficacia).

Hay otra eficacia que está llegando en los últimos meses al mercado: F, correspondiente a grasas de origen vegetal o animal (aceites), según UNE-EN 3-7: 2004+A1:2007. Es la que la normativa está exigiendo en cocinas de hoteles y restaurantes.

Tipos de extintor

Extintor de polvo

Este tipo de extintor es el más común, y también el del que más variedades y precios podemos encontrar. Contiene un polvo extintor en el interior de la botella al que se añade nitrógeno para presurizar el depósito y conseguir su disparo. De este tipo de extintor lo podemos encontrar desde 2 kilogramos a 50 kilogramos, y con una gran variedad de eficacias.

Su funcionamiento consiste en cubrir la zona donde se genera el fuego y disminuir el oxígeno, provocando la extinción del fuego (igual que cuando echamos tierra para apagar una barbacoa en la playa).

Extintor de agua

Presenta las mismas características que el extintor de polvo pero contiene agua con un espumógeno. Este tipo de extintor está consiguiendo la eficacia F (correspondiente a grasas de origen animal o vegetal, aceites). Hay que tener en cuenta que su resistencia eléctrica es menor, quedando su uso reducido a instalaciones de baja tensión.

Extintor CO2

Este tipo de extintores contiene a presión un gas inerte, el CO2, de forma que, al ser disparado, éste pasa de estado líquido a gaseoso, disminuyendo su temperatura. Este extintor apaga el fuego porque disminuye la temperatura del combustible (por frío), y, en consecuencia, es sólo de aplicación en líquidos y no sólidos.

Entonces, ¿por qué se instala en los centralizados? Esto es debido a una causa: el reglamento pide que la eficacia mínima del extintor sea 89B, y esta eficacia coincide con un extintor de CO2 de 5 kilogramos. Hay que tener en cuenta que el plástico se licua antes de arder.

Mantenimiento

Según el actual reglamento de protección contra incendios ( RD 1943/1993) el mantemiento a realizar es:

Revisión trimestral (la puede realizar la misma propiedad):

– Comprobación de la accesibilidad, buen estado aparente de conservación, seguros, precintos, inscripciones, manguera, etcétera.

– Comprobación del estado de carga (peso y presión) del extintor y del bolletín de gas impulsor (si existe), estado de las partes mecánicas (boquilla, válvulas, manguera).

Revisión anual (debe realizarla el personal especializado del fabricante o instalador del equipo o sistema):

– Verificación del estado de carga (peso, presión) y, en el caso de extintores de polvo con bolletín de impulsión, estado del agente extintor.

– Comprobación de la presión de impulsión del agente extintor. Estado de la manguera, boquilla o lanza, válvulas y partes mecánicas.

Cada cinco años (debe realizarla el personal especializado del fabricante o instalador del equipo o sistema):

– A partir de la fecha de timbrado del extintor (y por tres veces) se retimbrará el extintor de acuerdo con la ITC-MIE AP 5 del Reglamento de aparatos a presión sobre extintores de incendios (Boletín Oficial del Estado nº 149, de 23 de junio de 1982).

 

Si tiene alguna duda, llame a nuestros técnicos en el teléfono 902105125 o escriba a info@euinstalaciones.com

Comments are closed.