Un equipo eficaz para probar la fuerza de los brazos hidráulicos en las puertas abatibles de garajes

Las novedades del nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios
10 April, 2018
Piscinas saladas: una inversión rentable, ecológica y positiva para la salud
2 June, 2018
Mostrar todo

Un equipo eficaz para probar la fuerza de los brazos hidráulicos en las puertas abatibles de garajes

En los sistemas de puertas de garaje uno de los sistemas más utilizados es el de las puertas abatibles, cuyo funcionamiento se basa en una o dos hojas que pivotan sobre un eje vertical. Su automatismo es un operador lineal hidráulico o electromecánico que, por su diseño y sus características, puede ser usado sin problemas en una instalación que requiera muchas maniobras al día.

Es uno de los más utilizados por su sencillez de funcionamiento y de uso y cuenta con algunas ventajas como que si se utiliza un motor adecuado, es muy silencioso. Además, dispone de una apertura sencilla e intuitiva en caso de avería o falta de corriente.

Pero también ofrece inconvenientes como que no es recomendable en zonas donde haya mucho viento, ya que dificulta mucho el cierre de la misma. En caso de que sea imprescindible colocar este modelo en zonas de viento, habrá que optar por fabricar una puerta cuya superficie sea de chapa perforada o barrotes

Es imprescindible contar con un motor reversible: de lo contrario, si la puerta se avería, un usuario no entrenado forzará la puerta y provocará daños en la puerta o el motor. Si las bisagras no son de calidad, la puerta podrá sufrir descuelgues y rozamientos en el suelo y si el motor no está bien regulado, puede que cierre o abra con demasiada fuerza, provocando así portazos y molestias a los vecinos.

Un equipo a medida

Para solventar todos los problemas, EU Instalaciones dispone de un equipo para probar la fuerza de los brazos hidráulicos en las puertas automáticas abatibles. El banco de prueba tiene un freno hidráulico y sirve, pues, para probar los motores de puertas de garaje de puertas abatibles.

Una vez que está reparado el motor lo que se mide es la fuerza en newton (N). Concretamente, hay un manómetro en el freno que ofrece la medida en bares, que es la unidad de medida estándar para la presión. Después se le busca la la equivalencia a newton y así se obtendrá una escala para ver lo que la fuerza que ofrece el motor.

El procedimiento se realiza siguiendo el recorrido que entra dentro del vástago del motor, donde se está marcando la apertura y el cierre en cada manómetro y ahí se comprueba la presión que mete al motor. Así pues, se repara el motor, se deja en el banco de pruebas y tras hace las maniobras correspondientes y bajo un periodo de observación se comprueba el correcto funcionamiento.

Si no se alcanza el valor de la presión ajustada habrá que probar que la llave entre cámaras no esté totalmente abierta y comprobar fugas externas. Si el vástago no se desplaza o lo hace de forma errática hay que comprobar que el motor a ensayar está realizando un esfuerzo suficiente. Hay que comprobar la perfecta alineación y fijación del equipo y el motor a ensayar.

Esta tecnología mecánica nos permite mantener los equipos en perfecto estado y garantizar su eficacia y seguridad.

Comments are closed.